Boton busqueda

Comunica OnLine 
Comunica OnLine Comunica 
EspañolPortugués
Las cumbres2009. XIX CumbreMandatariosCumbres anterioresCooperaciónDocumentos finalesPaísesRecursos
InicioQuiénes somosLibrosÚltima horaGalería
logo comunica
Mapa webContacto
Última hora
Link directo Última hora
El incierto nuevo rostro de la integración
Emilio Godoy

Una nueva organización regional, acordada en México el 23 de febrero por los gobernantes de América Latina y el Caribe, heredará una agenda cargada de temas candentes, sin la influencia de Estados Unidos y Canadá.

En la llamada Cumbre de la Unidad de América Latina y del Caribe, los delegados de 32 naciones resolvieron dar vida a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, al cierre de la reunión de dos días en la ciudad turística de Cancún, situada 1.950 kilómetros al sudeste de la capital mexicana.

La nueva organización "deberá prioritariamente impulsar la integración regional con miras a la promoción de nuestro desarrollo sostenible, impulsar la agenda regional en foros globales y tener un mejor posicionamiento ante acontecimientos relevantes mundiales", dijo el anfitrión, el presidente mexicano Felipe Calderón, en la clausura del encuentro.

En el próximo encuentro, en julio de 2011 en Caracas, los representantes de los gobiernos deberán definir los lineamientos del nuevo bloque al que se integrarán el Grupo de Río, un ámbito latinoamericano de concertación política, y la Cumbre de América Latina y el Caribe. En 2012 volverán a verse las caras en Chile.

Con ese acuerdo, los asistentes salvaron virtualmente una reunión en la que no se vislumbró una convergencia de dimensiones mayores.

"Es viable el nuevo organismo, es un espacio político, cultural y económico que tiene mucho más que ver entre ellos mismos que con Estados Unidos y Canadá. Pueden mucho más fácilmente compartir una serie de puntos en la agenda", dijo a IPS el analista Alexander Main, del no gubernamental Center for Economic and Policy Research, de Estados Unidos.

El lunes, el presidente venezolano Hugo Chávez y su par colombiano Álvaro Uribe se engarzaron en un feroz duelo verbal, interrumpido rápidamente por la intervención de Calderón y su homólogo cubano Raúl Castro.

De hecho, esa rispidez es la primera prueba que la Comunidad deberá afrontar y que fue abordada mediante la creación del "Grupo de amigos" de Colombia y Venezuela, presidido por el gobernante de República Dominicana, Leonel Fernández, y acompañado por México y Brasil.

Caracas y Bogotá están enfrascadas en un conflicto vinculado a la creciente presencia militar de Estados Unidos en el territorio colombiano, donde actúan guerrillas izquierdistas desde hace casi medio siglo.

Además, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, es un exponente de la derecha, y su par venezolano, Chávez, quiere instaurar en su país el "socialismo del siglo XXI".

"Los organismos regionales, desde la OEA (Organización de los Estados Americanos), que es transregional, hasta los más modestos en términos de cobertura geográfica o específica de reciente factura, exhiben planteamientos teóricos de altas intenciones, pero logros de bajas proporciones", comentó a IPS el analista costarricense Jorge Poveda.

Los mandatarios condenaron en Cancún el bloqueo económico estadounidense contra Cuba, respaldaron a Argentina en su reclamo contra la decisión de Londres de iniciar la exploración petrolera en las australes islas Malvinas, ocupadas por Gran Bretaña, y ratificaron su apoyo a la reconstrucción del caribeño Haití, devastado por el terremoto del 12 de enero.

"Están dadas las condiciones para avanzar hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana y caribeña y que represente a las 33 naciones independientes de la América Latina y el Caribe", manifestó este martes el presidente cubano Castro.

El caso de Honduras, ausente en Cancún a raíz del golpe de Estado que se perpetró el 28 de junio contra el entonces presidente constitucional Manuel Zelaya, no concitó mucha atención en las sesiones, aunque se duda que pueda ser aceptado en la nueva Comunidad. La declaración de 88 párrafos no menciona a la nación centroamericana, suspendida en casi todos los foros regionales e internacionales.

"No podemos aceptar ni en broma que esta experiencia de juntas militares de Honduras prevalezca en otros países de América Latina y del Caribe, porque dentro de poco resuelven entender que cualquiera de nosotros está de más y por lo tanto nos apartan para que ellos pongan el orden", destacó el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la segunda jornada de sesiones.

Guatemala y Panamá reconocieron al nuevo presidente hondureño, Porfirio Lobo, triunfador en los comicios del 29 de noviembre e investido presidente en enero. Pero no lo han hecho México, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil, entre otros.

El Grupo de Río, hasta ahora el foro político más influyente en América Latina, surgió en 1986 como un esquema de diálogo y consulta para promover la democracia y la solución pacífica de diferencias. En 2008 acogió a sus miembros más recientes, Cuba, Haití y Guyana, para sumar 22 países adherentes.

El mecanismo ha realizado 20 encuentros presidenciales y 30 sesiones de cancilleres. En marzo de 2008 decidió que los jefes de Estado se reunieran cada dos años y no anualmente.

En Cancún aparecieron propuestas de varios nombres y estructuras. La propuesta mexicana fue la instauración de la Unión de Estados de América Latina, la brasileña giró en torno a la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la venezolana apostó por la Organización de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La aparición de la Comunidad coloca un signo de interrogación sobre la OEA, de la que no participa Cuba, pese a que el año pasado se removieron las resoluciones que suspendían su membresía plena, ni Honduras, suspendida el año pasado tras del golpe de Estado contra Zelaya.

La definición en marzo de quién ejercerá la secretaría general de la OEA podría definir su futuro.

"Estados Unidos está desconectado de la realidad latinoamericana. Este acuerdo puede ser una respuesta a la lejanía de Estados Unidos hacia América Latina", señaló Main.

Pero no se descarta que Washington consiga influir en la nueva Comunidad a través de sus aliados, como Colombia.

La cumbre "renueva nuestra convicción de que los pueblos latinoamericanos y caribeños debemos contar con un nuevo y reforzado mecanismo que, además de trazar el rumbo de la integración regional, permita dirimir las diferencias de manera razonable", remarcó Calderón, quien entregó la secretaría temporal del Grupo de Río a Chile, en la figura de su presidenta Michelle Bachelet.

Ésta fue la despedida de las cumbres de Bachelet, quien entregará el 11 de marzo la banda presidencial a su sucesor Sebastián Piñera, del mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez, que hará lo propio el día 1 con José Mujica, y del costarricense Óscar Arias, quien transferirá el poder el 8 de mayo a Laura Chinchilla.

"No es cierto que América Latina sea un bloque, menos un bloque unido, salvo por la continuidad geográfica. ¿Y cuál es la estrategia para lograr la creación de un bloque que supere esa severa limitación? Ciertamente, sobre las mismas bases ideológicas-políticas no lo vamos a lograr", apuntó Poveda. (México, 23 feb (IPS)
Una nueva organización regional, acordada en México el 23 de febrero por los gobernantes de América Latina y el Caribe, heredará una agenda cargada de temas candentes, sin la influencia de Estados Unidos y Canadá.

En la llamada Cumbre de la Unidad de América Latina y del Caribe, los delegados de 32 naciones resolvieron dar vida a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, al cierre de la reunión de dos días en la ciudad turística de Cancún, situada 1.950 kilómetros al sudeste de la capital mexicana.

La nueva organización "deberá prioritariamente impulsar la integración regional con miras a la promoción de nuestro desarrollo sostenible, impulsar la agenda regional en foros globales y tener un mejor posicionamiento ante acontecimientos relevantes mundiales", dijo el anfitrión, el presidente mexicano Felipe Calderón, en la clausura del encuentro.

En el próximo encuentro, en julio de 2011 en Caracas, los representantes de los gobiernos deberán definir los lineamientos del nuevo bloque al que se integrarán el Grupo de Río, un ámbito latinoamericano de concertación política, y la Cumbre de América Latina y el Caribe. En 2012 volverán a verse las caras en Chile.

Con ese acuerdo, los asistentes salvaron virtualmente una reunión en la que no se vislumbró una convergencia de dimensiones mayores.

"Es viable el nuevo organismo, es un espacio político, cultural y económico que tiene mucho más que ver entre ellos mismos que con Estados Unidos y Canadá. Pueden mucho más fácilmente compartir una serie de puntos en la agenda", dijo a IPS el analista Alexander Main, del no gubernamental Center for Economic and Policy Research, de Estados Unidos.

El lunes, el presidente venezolano Hugo Chávez y su par colombiano Álvaro Uribe se engarzaron en un feroz duelo verbal, interrumpido rápidamente por la intervención de Calderón y su homólogo cubano Raúl Castro.

De hecho, esa rispidez es la primera prueba que la Comunidad deberá afrontar y que fue abordada mediante la creación del "Grupo de amigos" de Colombia y Venezuela, presidido por el gobernante de República Dominicana, Leonel Fernández, y acompañado por México y Brasil.

Caracas y Bogotá están enfrascadas en un conflicto vinculado a la creciente presencia militar de Estados Unidos en el territorio colombiano, donde actúan guerrillas izquierdistas desde hace casi medio siglo.

Además, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, es un exponente de la derecha, y su par venezolano, Chávez, quiere instaurar en su país el "socialismo del siglo XXI".

"Los organismos regionales, desde la OEA (Organización de los Estados Americanos), que es transregional, hasta los más modestos en términos de cobertura geográfica o específica de reciente factura, exhiben planteamientos teóricos de altas intenciones, pero logros de bajas proporciones", comentó a IPS el analista costarricense Jorge Poveda.

Los mandatarios condenaron en Cancún el bloqueo económico estadounidense contra Cuba, respaldaron a Argentina en su reclamo contra la decisión de Londres de iniciar la exploración petrolera en las australes islas Malvinas, ocupadas por Gran Bretaña, y ratificaron su apoyo a la reconstrucción del caribeño Haití, devastado por el terremoto del 12 de enero.

"Están dadas las condiciones para avanzar hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana y caribeña y que represente a las 33 naciones independientes de la América Latina y el Caribe", manifestó este martes el presidente cubano Castro.

El caso de Honduras, ausente en Cancún a raíz del golpe de Estado que se perpetró el 28 de junio contra el entonces presidente constitucional Manuel Zelaya, no concitó mucha atención en las sesiones, aunque se duda que pueda ser aceptado en la nueva Comunidad. La declaración de 88 párrafos no menciona a la nación centroamericana, suspendida en casi todos los foros regionales e internacionales.

"No podemos aceptar ni en broma que esta experiencia de juntas militares de Honduras prevalezca en otros países de América Latina y del Caribe, porque dentro de poco resuelven entender que cualquiera de nosotros está de más y por lo tanto nos apartan para que ellos pongan el orden", destacó el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la segunda jornada de sesiones.

Guatemala y Panamá reconocieron al nuevo presidente hondureño, Porfirio Lobo, triunfador en los comicios del 29 de noviembre e investido presidente en enero. Pero no lo han hecho México, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil, entre otros.

El Grupo de Río, hasta ahora el foro político más influyente en América Latina, surgió en 1986 como un esquema de diálogo y consulta para promover la democracia y la solución pacífica de diferencias. En 2008 acogió a sus miembros más recientes, Cuba, Haití y Guyana, para sumar 22 países adherentes.

El mecanismo ha realizado 20 encuentros presidenciales y 30 sesiones de cancilleres. En marzo de 2008 decidió que los jefes de Estado se reunieran cada dos años y no anualmente.

En Cancún aparecieron propuestas de varios nombres y estructuras. La propuesta mexicana fue la instauración de la Unión de Estados de América Latina, la brasileña giró en torno a la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la venezolana apostó por la Organización de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La aparición de la Comunidad coloca un signo de interrogación sobre la OEA, de la que no participa Cuba, pese a que el año pasado se removieron las resoluciones que suspendían su membresía plena, ni Honduras, suspendida el año pasado tras del golpe de Estado contra Zelaya.

La definición en marzo de quién ejercerá la secretaría general de la OEA podría definir su futuro.

"Estados Unidos está desconectado de la realidad latinoamericana. Este acuerdo puede ser una respuesta a la lejanía de Estados Unidos hacia América Latina", señaló Main.

Pero no se descarta que Washington consiga influir en la nueva Comunidad a través de sus aliados, como Colombia.

La cumbre "renueva nuestra convicción de que los pueblos latinoamericanos y caribeños debemos contar con un nuevo y reforzado mecanismo que, además de trazar el rumbo de la integración regional, permita dirimir las diferencias de manera razonable", remarcó Calderón, quien entregó la secretaría temporal del Grupo de Río a Chile, en la figura de su presidenta Michelle Bachelet.

Ésta fue la despedida de las cumbres de Bachelet, quien entregará el 11 de marzo la banda presidencial a su sucesor Sebastián Piñera, del mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez, que hará lo propio el día 1 con José Mujica, y del costarricense Óscar Arias, quien transferirá el poder el 8 de mayo a Laura Chinchilla.

"No es cierto que América Latina sea un bloque, menos un bloque unido, salvo por la continuidad geográfica. ¿Y cuál es la estrategia para lograr la creación de un bloque que supere esa severa limitación? Ciertamente, sobre las mismas bases ideológicas-políticas no lo vamos a lograr", apuntó Poveda. (México, 23 feb (IPS)
A
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 ¡CSS Válido! RSS [Valid RSS]
Tamaño Texto : Texto Muy Pequeña Texto Pequeña Texto Normal Texto Grande Texto Muy Grande | Imprimir Imprimir | Recomiéndanos : Recomiéndanos | Favoritos Favoritos | Inicio : Inicio