Boton busqueda

Comunica OnLine 
Comunica OnLine Comunica 
EspañolPortugués
Las cumbres2009. XIX CumbreMandatariosCumbres anterioresCooperaciónDocumentos finalesPaísesRecursos
InicioQuiénes somosLibrosÚltima horaGalería
logo comunica
Mapa webContacto
2009. XIX Cumbre
Link directo Actualidad
Link directo Análisis
Incógnitas sobre el futuro de la Cumbre
Tito Drago

La XIX Cumbre Iberoamericana dejó como principal resultado la debilidad de la misma, algo que hubiera parecido imposible dos o tres años atrás. Pero las crisis políticas en América Latina y la influencia de la crisis global sobre la región han impactado con dureza.
A ello se debe sumar la falta de acuerdos concretos y financiables para promover la cooperación entre los 23 países representados en estas reuniones, 19 de América Latina y el Caribe y tres de la Península Ibérica.
De esos 23 ocho no estuvieron representados por sus Mandatarios, algo inusual en los 19 años que llevan realizándose estas conferencias. Ellos fueron los de Bolivia, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela, a quienes se sumó el de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se retiró a las pocas horas de llegar a Estoril, manifiestamente molesto por lo que allí estaba ocurriendo.
Su principal molestia, que la hizo saber sin ambages ante la prensa, fue la indecisión de los reunidos para manifestarse con claridad contra el golpe de estado en Honduras y en favor de la reposición en su cargo del presidente Zelaya.
La debilidad en el campo financiero no habría provocado grandes problemas, ya que nadie ignora hoy en día los efectos de la crisis sobre la cooperación para el desarrollo, así como para impedir grandes avances en la liberación del comercio internacional, algo que los países latinoamericanos vienen reclamando en cada Cumbre, sin mayores resultados concretos.
Pero el tema de Honduras y el desafecto evidenciado por los gobiernos de varios países sí que es un problema serio, al que no se puede mirar como si no existiera. Con excepción del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, quien no pudo asistir porque tenía encima las elecciones en su país, los demás no dieron ni pudieron dar explicaciones, ya que para una reunión preparada con un año de antelación no pueden exigir temas de agenda.
La cuestión está, en definitiva, en la falta de voluntad política. Eso es lo que abre incógnitas sobre el futuro de las Cumbres. La principal responsabilidad cae sobre el gobierno de la Argentina, país donde está convocada la próxima reunión, ya que la Secretaría General Iberoamericana no tiene fuerzas para enfrentar el problema.
Si se llegase a la Vigésima Cumbre sin haber impulsado proyectos de cooperación efectivos y sin intervenciones concretas de carácter político para impulsar la integración en un marco de democracia y libertad, el futuro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones se presentará en tinieblas, sin caminos para andar.
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 ¡CSS Válido! RSS [Valid RSS]
Tamaño Texto : Texto Muy Pequeña Texto Pequeña Texto Normal Texto Grande Texto Muy Grande | Imprimir Imprimir | Recomiéndanos : Recomiéndanos | Favoritos Favoritos | Inicio : Inicio